xolos1

SAO PAULO, BRASIL  | Por: MARIO BELTRAN

 

cheveÉste es mi primer post para Pehe Media, hace tiempo tenía ganas de colaborar y aportar mi sinsentidos a este proyecto.

Era mi primer viaje, fuera de donde vivo, por trabajo, el destino Sao Paulo, Brasil. Recuerdo haber llegado al aeropuerto de Guarulhos temprano por la madrugada, después de un árduo día en la oficina a las cinco de la tarde me fui al hotel, no sin antes llegar a un bar donde me tomé una cerveza Bohemia (brasileña) fría, ahí en el bar me enteré de que jugaba el Timao contra un equipo mexicano, yo sabía que Xolos participaba, de hecho venía siguiendo la copa así como la liga, en eso mi miente hizo un click, terminé mi cerveza con toda celeridad, salí corriendo al hotel, en recepción con un portuñol de muy baja estofa me dí a entender: necesitaba ir al mítico Pacaembú, subí y casualmente traía mi camiseta de Xolos, la de visitante, me la pusé con una chamarra verde encima, cuando bajé y pasé por recepción un tipo me llamó y me preguntó no dando crédito lo que veía, “Voce vai para Pacaembu vistendo jaqueta verde?, voce vai morrer” después pensando un poco y recordando al gran “Rivaldo” verde………..el Palmeiras, el más acérrimo rival del Corinthians. Subí a mi habitación y agarré una chamarra negra.

bohemiaEstaba en la Av. Paulista, la avenida principal de Sao Paulo, iba camino al estadio, cuando vi un bar de cervezas, que hasta hoy en día es mi bar de cabecera cada que voy a Sao Paulo, “Asterix Cervejaria” entré sin dudar y pedí un tarro, pero que tarro de cheve alemana, el partido era a las 10 de la noche.

Me fui al metro, el cual ya iba lleno de seguidores y barras, todos cantando yo con mi chamarra negra hasta el cuello y mirando el piso. LLegué al estadio con la marabunta, rápidamente ubiqué la entrada de visitantes, cuando me acerco un tipo me dice -“visitante?” -“si” respondo enérgicamente.

Subiendo a la parte que me correspondía de la visita mientras me quitaba atropelladamente la chamarra hasta que vi la cancha y un puñado de gente, no más de 30, la mayoría con la camiseta de la selección y una variopinta de camisetas de equipos de la primera división azteca, ubiqué a un güero, quien portaba la camiseta de xolos, la roja, un gringo, oriundo de Chula Vista y radicado en Chicago, quien erá un fanático de Xolos, estaba en Sao Paulo por cuestiones de trabajo, nos pusimos a cotorrear, cuando salen los Xolos apenas se escuchaba entre nosotros un tibio “Vamos Xolos” y luego sale el Timao para delirio de la afición, lo que más llamó mi atención es que a pesar de los estrictos controles, hechos por la policia militarizada brasilera, un tipo vestido con la “verde” sacó un botellón de tequila y empezó a lanzar improperios contra las autoridades paulistas, el evento me causó mucha gracia, y como éramos pocos los que lo rodeábamos tuve la suerte de degustas un tequila artesanal del “jalisquito” así decidí llamarlo, el partido, bueno fue anecdótico perdimos 3 a 0, por suerte el equipo avanzó a la siguiente ronda.

Una vez terminado el partido salí rápido y de vuelta a la Avenida Paulista, tomé un taxi me bajé en Asterix donde me recibieron entre risas e incredulidad, tomé otras cuantas cervezas y unos frijoles con carne de puerco exquisitos.

He vuelto a Tijuana un par de veces pero lamentablemente no he podido pisar aún el estadio Caliente, pero siempre quedará en mi cabeza la primera vez que vi a los Xolos.

 

 

Comentarios

comments

 

Tags: , ,