Cuando un prisionero está en la lista para ser ejecutado tienen el tiempo suficiente para pensar cual será su “ultima comida”. La mayoría de ellos piden lo mismo: Bistec T-Bone o langosta, tocino y huevos o tal vez la receta favorita de su mama. Aquí les presentamos diez de las comidas más raras pedidas por los prisioneros famosos y asesinos en serie sentenciados a la silla eléctrica.

Algunas de ellas les sorprenderá:

Comentarios

comments